Ya lo hago oficial. El 28 de noviembre de 2008 me caso.


Queridos amigos,

He querido aguantar la noticia, para poder comentarles esto una vez que esté todo preparado. Ciertamente aún no lo está, sin embargo, ya tengo los anillos, el traje de la novia está terminado, las invitaciones en la imprenta y la ilusión a flor de piel. Efectivamente, me caso con Jorgelina Carla Méndez, una chica de Entrerríos, Argentina. 

Ese día, compañeros, el río Paraná y el Océano Atlántico entrelazarán sus dedos, con vocación de eternidad. Al menos por eso intentaré luchar, para que lo que comienza en este presente tan nuestro no sea un vago recuerdo en el que nos pertenezca en el futuro.

Se que muchos no han terminado de entender las urgencias y la prontitud del casamiento. Y por ello quiero hacerles un breve resumen de lo que ha sido el proceso hasta el día de la fecha.

Como muchos saben, la decisión de venir a Paraguay no fue mía. En el mundo de la cooperación uno tiene apenas margen de decisión para saber en donde plantará su hogar por los siguientes meses o años. De hecho, me enteré un día, de repente, mientras comía en el restaurante de mi compadre Yeray, sobre el 5 de abril de este año, aproximadamente. En aquella ocasión, la responsable de delegados me dijo que me venía a Paraguay un año. Como saben, yo venía esperando esa ocasión desde hacía entonces más de ocho meses, y me tomé la noticia con la prudencia necesaria para no desilusionarme en el caso de que aquello no fuera más que una falsa alarma. No lo fue, y en cuestión de una semana estaba saliendo para Madrid a prepararme en una secuencia de cursos y briefings que me dolieron en los párpados.

Sin embargo, en esa semana que aún pude disfrutar de mi isla y mis amigos, ocurrió algo mágico. En una corta despedida, en el mismo restaurante de mi compadre, el Bandera (en Meloneras), para más señas, me tomaba una copa con un amigo que no recuerdo bien quien era. Lo cierto es que al acabarla, le dije que nos iríamos a tomar la siguiente en el Black Out (un bar aledaño, que regenta un compañero cubano llamado Boris, novio de Vanina, una buena amiga Argentina). Realmente no se por qué me decidí por ese bar en ese momento, pero mi fijación era inquebrantable.

Así lo hicimos. Al entrar en el bar, ciertamente Vanina estaba en uno de los rincones, con varios amigos. Entre ellos dos chicas, una morena, rubia la otra, y sobre el sillón, dormida, una niña de cinco años. Se presentaron como Raquel y Maria Rosa (la pequeña durmiente era Valentina, la hija de la segunda). Es ese momento Vanina explicó que yo me iría a Paraguay en cuestión de una semana, y ellas, las dos nuevas amigas, abrieron los ojos con entusiasmo. Resultó que ambas eran Paraguayas y que habían llegado a canarias hacía apenas un mes. El nudo se trenzaba. Allí nos sentamos largo rato a conversar sobre esta tierra y aquella, cambiamos pareceres, me dieron apoyo y una información valiosísima para mi viaje, y me hablaron de su amiga Jorgelina.

Jorgelina, en aquel entonces no era más que un nombre lanzado al aire, y hoy preparo mi boda con ella. Pero no quiero adelantar los acontecimientos.

Después de varias ocasiones en las que nos vimos esa semana, recibí dibujos, guaraníes para entregar en destino, algún regalo para las familias de Raquel y Maria Rosa, y puse rumbo a Madrid. Allí, nada que contar sucedió. Reuniones, cursos, preparación para el viaje. Un cúmulo de acontecimientos que duraron tal vez unas dos o tres semanas. 

El 25 de abril de 2008 puse por primera vez mis pies en Paraguay. Era un día agradable, no hacía ni frío ni calor, cero grados, como alguien diría. Fui recibido por la contraparte local, invitado a almorzar y luego, llevado al hotel, en donde descansé a pierna suelta. Al día siguiente, recibí una llamada. Al levantar el teléfono, escuché una voz dulce, de leve acento argentino, tímida diría, que se presentó como Jorgelina. Yo estaba solo en Paraguay, ávido de conocer gente nueva, así que la invité a ella y a Diego, el hermano de Raquel, que luego me llamó también, a tomar una cerveza y conocernos. Quedamos a las 10.30 de la noche.

Cuando salí del hotel, ya el coche de Diego estaba esperándome, con las dos ruedas de la izquierda montadas sobre la acera. En Paraguay es costumbre que todos los vehículos tengan los cristales tintados (una forma bastante efectiva de combatir el calor del verano), lo que provocó que no pudiera ver a nadie desde afuera. Sí reconocí a Diego, empero, porque al verme (le habían dicho que me parecía al Che, que cosas tiene la gente) abrió su ventana y me hizo gestos para que subiera. Así lo hice, monté en el coche por la puerta trasera izquierda. Allí noté en la oscuridad que a mi lado había alguien sentado, en frente Diego, a los mandos del vehículo, y a su lado, su mujer. Saludé a todos y miré a mi derecha. 

Fue en ese momento cuando vi por primera vez los ojos de Jorgelina. No voy a hacer pedante hablándoles de su belleza y su dulzura porque me matan ustedes y me mata ella, pero sí les puedo decir que esa imagen no se me borrará jamás de la mente. Fue la primera vez que la vi, y ya era eterna. El nudo ya estaba hecho, con la maestría del mismísimo Ned Land, el arponero de Julio Verne que subió (como yo en aquella ocasión) a un vehículo que le cambiaría la vida, en ese momento, el Nautilus.

Esa noche estuvimos hablando hasta muy tarde Jorgelina y yo, conectamos a la perfección. Descubrimos que nos conocíamos ya desde su eternidad y la mía, como llegué a escribir al poco de aquel encuentro. Desde entonces, cada día que he estado en Paraguay ha sido en compañía de este regalo tan de nadie, que me dio la vida, un día cuando decidí entrar en el bar de Boris, o un día cuando decidí seguir la senda de las palabras de la anciana en el bar de la calle Francisco de Sales en Madrid.

Efectivamente, compañeros, han pasado ya más de seis meses desde aquello. Nos hemos visto a diario, vivimos juntos desde hace cinco meses, y cada día todo es mejor que el anterior. Estamos convencidos de que esta es nuestra historia, la que escribimos cada uno uniendo los azares, y las causas de la vida.

Por eso, el día 28 de noviembre de 2008 me casaré con ella. No hay prisas cuando la voz de la prudencia de guía los segundos. Cada cosa está yendo a su ritmo.

Gracias a la vida, gracias a ustedes amigos míos

Reciban mi abrazo y mi sonrisa siempre.

Narwhal Tabarca.

“sigo viviendo la vida que quiero vivir” -gracias Ana, donde quiera que estés-

16 comentarios el “Ya lo hago oficial. El 28 de noviembre de 2008 me caso.

  1. Felicidades! Les deseo lo mejor en el proyecto de vida que han comenzado. Con mucho cariño, miles de besitos.
    Tendran que venir a Madrid para celebrarlo!!! La primera de una celebración eterna!! Lo dicho, muchos besitos!

    Me gusta

  2. La verdad es que no pensaba encontrarme con esta bonita historia, un sueño en realidad, y mucho menos buscando información de algún evento sobre cantautores en Las Palmas para asistir. Os deseo muchisima salud y suerte en ese camino tan lleno de dulces sentimientos y sensaciones de verdad. Ignacio

    Me gusta

  3. Meses sin entrar en tu blog, y hoy…¡sorpresón!. No sabes cuanto me alegro, de verdad, es de las veces que la palabra enhorabuena se queda corta. Además, esa narración… Espero de verdad lo mejor para los dos.

    Abrazos.

    Me gusta

  4. Pues el mundo es un pañuelo. Lo es, yo hice un viaje que me hizo conocer a la pareja y solo me cabe darte las felicidades Jorgy y Santiago. No voy a regarlarles nada ahora, pero para el dia 21 de Diciembre yo pongo una botellita de Mejunje, y eso lo celebramos.

    Los conoci, los conozco y los conoceré, sean felices.

    Santiaguito esto va pa ti: Dice que va Tarzán por la selva.y….. BIMBA

    Me gusta

  5. heeeeeeeeeeeeeeey!!

    Perdí tu dirección cuando cambié de ordenador y hoy por una graaaaaaaan casualidad volví a encontrar tu blog… y me entero de tu boda de ayer!! woooow…

    Felicitaciones a los dos!!!!!!!!!!!!!!

    Te mando un abrazo grande.

    Vuelve a mandarme un mail, que también quedó tu dirección en el otro ordenador!

    Javi, El Gaucho Canario
    elgauchocanario@gmail.com

    Me gusta

  6. Enhorabuena a los dos, espero poder conocer pronto a Jorgelina y comrpobar en persona lo maravillosa que dices que es, ya sabes que no somos un jurado muy dificil. Por cierto, el dia del bar de San Francisco de Sales no ibas solo… y su nombre no era Ana, era “simplemente Ana”…

    Un abrazo enorme

    PD Por la sombra!!

    Me gusta

  7. “uno que pasaba por aqui”… ya me jodiste…. ya coño!! Enrique? era la noche de los “por consiguiente” en la rotonda de Rubén Darío, con “soy una estatua” incluido?… uhmm “por la sombra”? Richard? estaba contigo esa noche? boryi, eres tu?… vaya vaya vaya… que mala memoria… efectivamente, era “simplemente ana”…

    Un abrazo, seguiré haciendo memoria… (quien carajos era….?)

    Narwhal Tabarca.

    Me gusta

  8. ¡Gratamente sorprendida Santi! Me encanta tu historia y sobre todo me encanta que hayas encontrado “ese regalo tan de nadie que te ha dado la vida” y que todos de alguna manera esperamos recibir. El tuyo te llegado y yo como vieja amiga, que te quiere y te aprecia mucho te doy mi más sincera enhorabuena. Te deseo que seas muy feliz y espero verte muy pronto.

    ¡Conocer a la afortunada!

    Un fuerte beso desde España.
    BEA.

    Me gusta

  9. BUENO SANTI. COMO LITORALEÑO QUE SOY, MÁS ROSARINO, MÁS SANTAFESINO, TE DIGO QUE: NO SABÍA QUE TE CAZABAS/CASABAS. (JAJAAJ) SÓLO TE DESEO FELICIDAD. ALGÚN DÍA NOS VEREMOS POR EL PARANÁ QUE TE HE MOSTRADO POR PRIMERA VEZ.
    TE ACORDÁS?
    SALUDOS A TU COMPAÑERA QUE NO CONOZCO, PERO SALUDOS TOTALES.

    SALUTTE

    IL GRILLO

    Me gusta

  10. Que linda historia Santiago.
    No suelo leer blogs, pero éste me ha dado ganas de hacerlo más a menudo.
    Te deseo lo mejor a ti y a Jorgelina, como dije antes, en esta montaña rusa tan maravillosa.

    Me gusta

  11. Querido Narwhal, espero que saliese bien todo el asunto de la boda. Te escribimos para comunicarte que como nos resulta interesante tu blog, hablaremos un poco de él en nuestro Blog literario Asamblea de palabras el próximo viernes 19 de diciembre, para que nuestros lectores y lectoras se animen a visitarlo.
    Un saludo.

    Me gusta

  12. Barbudo!!!!!
    EL día que te despedí en la calle Serrano prometiste que me esperarías hasta tu vuelta de Asunción, y que nos casaríamos a tu regreso… y ahora me entero que has preferido a otra en vez de mi calva…Bueno, tendré que asumir el ingrato papel de amante clandestina…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: