anciano-de-horqueta

Un comentario el “anciano-de-horqueta

  1. Este señor, vestido de azul, era el padrino de muchos de los afectados por las granizadas. Al acercarse todo el mundo guardó un silencio inquebrantable, y uno a uno fueron pasando para recibir la bendición de sus manos. Las demostraciones de respeto hacia la gente mayor pueden llegar al extremo de la veneración en algunas comunidades del interior de Paraguay. No pude hablar con él porque solo conocía la lengua guaraní, pero su mirada y sus gestos me inspiraron el mismo respeto que sentía por el toda la comunidad. Sin duda, un buen hombre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s