Aplicación Blogsy para IPAD


Queridos compañeros,

aprovechando que estoy estrenando la aplicación Blogsy del Ipad, les cuento algunas novedades desde la última vez que actualicé el blog para hablar de asuntos personales. Y es que se los debo.

Hace aproximadamente tres años ya que volví de Paraguay. He estado revisando los post antiguos de este blog y me voy dando cuenta de que sin quererlo apenas, voy dejando una huella en esta página de lo que van siendo los mayores hitos de mi vida. Entiendo que mi vida es una entre 7 billones en este mundo, y que no tiene por qué se especialmente interesante para muchos. Pero es la mía, lo que la convierte en la más importante de mi vida. O quizá, ahora que soy papa, una de las vidas más importantes de mi vida. Sin duda hay otra que le gana en importancia, aunque solo tenga una existencia de apenas año y medio.

Desde que llegué de Paraguay me centré en reorganizar mi vida. Fui para allá siendo un barco sin dueño, y vine casado y entusiamado con la nueva vida que se me abría ante los ojos. Volví a la senda del Derecho, me apunté en la Escuela de Práctica Jurídica y comencé a ir a juicios. En otras palabras, le di una segunda oportunidad al mundo del Derecho, tanto que incluso comencé a prepararme para la carrera judicial -sin éxito , ni convencimiento puro, puedo decir ahora-. Y es que algo dentro de mí, a pesar de todo, me seguí reclamando que volviera, de una u otra manera, a la senda de la vida internacionalizada, de ciudadano del mundo.

Es esta manera, al cabo de 2 años volví a colgar la toga de nuevo y decidí ocupar el puesto de dirección del departamento de construcción internacional de la empresa en la que trabajo. Ya venía haciendo escarceos, desde un año antes, en ese departamento -solapándolo con mis funciones de abogado-, pero fue en ese entonces cuando me di cuenta de que aquello no era realmente lo mío y tomé la determinación de dedicarme en exclusiva a esta nueva etapa. Y en ella estoy.

En ocasiones siento que la construcción internacional, entendida de alguna manera, no deja de ser una alternativa -o quizá otra cara- de la cooperación internacional. Si se entiende que la labor que llevan a cabo las empresas tiene un alto componente social es posible darle ese tinte y ese fundamento. Al fin y al cabo la dinámica varía poco entre una y otra cosa. Siendo cooperante se procura -en proyectos de bienestar social- conseguir que los beneficiarios sean autosuficientes, que tengan la posibilidad de poder progresar individualmente y hacer progresar a sus familias. En el caso de la construcción internacional uno busca un beneficio, evidentemente, pero gestiona, al igual que en cooperación, fondos públicos y crea puestos de trabajo. Además, dependiendo de cómo se enfoque, se puede procurar una formación conveniente para los trabajadores -que no dejan de ser beneficiarios-. No se cómo lo verán ustedes, pero yo, que he vivido ambos lados de la realidad, creo que este pensamiento no es descabellado.

Por este motivo siento pasión por mi nueva ocupación. Si es que ya me lo dijo el marabú en África, en el poblado de Bignona en Senegal, cuando leyó el agua que vertí sobre el suelo de arena, con un cuenco hecho de corteza de calabaza. “El futuro te depara muchos viajes, rodeado de gente, haciendo cosas por la gente y con ella. Tu vida está llena de sorpresas. Te casarás en uno de tus viajes con una mujer extranjera y te acordarás de mis palabras tiempo después.” Con lo de mi esposa dio en el clavo, nada me hace pensar que no acierte en el resto…

En cualquier caso, compañeros, creo que estoy entrando de nuevo en una etapa de literatura, por lo que intuyo que durante un tiempo seguiré acompañándoles -de nuevo- por visitas y publicaciones asiduas a este blog.

Reciban mi abrazo y mi sonrisa.

Narwhal Tabarca.

3 comentarios el “Aplicación Blogsy para IPAD

  1. como bien dices, amigo, es tu vida y no hay nada mejor que dedicar nuestra vida a aquello que nos llena y nos satisface. Yo no tuve esa suerte, aunque tampoco puedo quejarme. te felicito y te animo a que sigas escribiendo. Enhorabuena por esa familia que has formado. un abrazo.
    Pepetron.

    Me gusta

  2. Estimado Santiago,
    necesitamos ponernos en contacto contigo por una autorización de tu parte para incluir tu comentario a la novela Benito Cereno en una antología literaria para muchachos de 17-18 años. Somos Lom ediciones, una editorial chilena independiente cuyo énfasis son las Ciencias Sociales y Humanas. Para nosotros sería de mucho valor poder contar con tu artículo. Espero nos puedas contactarSaludos cordiales,
    Florencia Velasco, editora.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: