Anoche estuve en la recepción de otro cayuco.


 

 

Queridos amigos,

Si alguno de ustedes pasó anoche por el Cuba Libro y lo vió cerrado, este fue el motivo. Recibí el mensaje del CCA sobre las 10.30 de la noche y salí para el puerto de Arguineguin. El dispositivo estaba ya montado cuando llegué, pero el cayuco estaba aún en altar mar. Entró en el muelle a la 1:15 de la madrugada.

 

 Era una barcaza de madera enorme. Quizá podría llegar a los 25 metros de eslora. Al principio me costó verla entre los brazos densos de la noche fría. Divisé primero las pinturas que la decoraban y que se presentaron como un Neptuno salido de las aguas del puerto. Miré donde debía, justo entre la patrullera de la Guardia Civil y la de Salvamento Marítimo. Dentro, había medio centenar de sombras que apenas se movía. 

 

 

Tan solo tres de los nuevos canarios, que estaban en la proa, se manejaban como marineros experimentados, lanzándole los cabos a los guardias para atracar donde debían. Hicimos una cola de voluntarios y fuimos recogiendolos de uno en uno hasta llevarlos a un lugar guarecido donde los ibamos sentando. Cuando hubo quedado vacío el cayuco, desapareció como llevado por una mano invisible. No lo volví a ver.

 Después de que fueran desnudados y vestidos con los chándales de la Cruz Roja, y habiendo recibido una bolsa con comida y un te caliente, iban pasando a una pequeña explanada entre las carpas donde Gustavo, Marcos y yo les ibamos haciendo las fichas médicas. Me senté con ellos en el suelo, nos reímos juntos, les pregunté de donde venían: “Mali, Burkina Faso, Libia, Senegal”. Al principio parecían asustados, luego ya tuvimos una conversación más distendida por señas (la mayoría hablaba francés y tengo que aprenderlo).

Hubo uno de ellos que, mientras le miraba las heridas que traía cubiertas con una gasa sucia e incrustada, me ofreció el paquete de galletas que le habíamos dado. En su mirada solo había generosidad y agradecimiento. Como es lógico, decliné el ofrecimiento con una sonrisa, pero ya el me había dado algo mucho más importante: el recuerdo de su mirada amable. 

Eran exactamente 57 inmigrantes. Todos estaban bien de salud. Se marcharon en la guagua de la Guardia Civil. No los volveré a ver, supongo.

 La Guardia Civil estuvo impecable e incluso fue muy humana con los recién llegados. Dispensaron un trato exquisito y sería injusto no mencionarlo.

Queridos compañeros, el mundo es amplio y la verdad relativa. En la noche, aún hay sombras que sufren huyendo de una muerte anunciada.

Reciban mi abrazo y mi sonrisa.

Santiago Tabarca.

Para más información sobre la noticia entren en este link: El limpia farolas . Es el autor de las fotos. Muchas gracias Sergio por inmortalizar este momento.

9 comentarios el “Anoche estuve en la recepción de otro cayuco.

  1. Gracias por esta ventana , que me hace ver de un modo cercano, lo que leo tan friamente en el periodico.

    “Solo somos el sitio donde estamos, el aire que respiramos y el amor que somos capaces de dar en cada instante necesario”

    A vos, te queda mas que bien esta frase!

    Me gusta

  2. Gracias Gloria por tus palabras y tu presencia siempre. Tienes más de un doctorado en el arte de dar cariño, y yo siempre lo agradezco.

    Sintagma, gracias también por tus palabras. Espero poder volver a verte pronto.

    Reciban mi agradecimiento, mis besos y sonrisas.

    Santiago Tabarca.

    Me gusta

  3. Quiero disculparme por el comentario que hice el otro dia. Sé que no tuve muy buen gusto, y como reconocer los errores de uno dicen que es de sabios pues aqui dejo mis disculpas. Un saludo y aunque no este de acuerdo en algunas cosas contigo, hay otras que como estas que si haces bien.

    Me gusta

  4. Tacones,

    Muchas gracias por tus disculpas. Menos mal que siempre podemos diferir en opiniones y actitudes. Si no el mundo sería bastante aburrido ;).

    Por supuesto, acepto tus disculpas. Sientete bienvenido a esta casa que también es tuya.

    Santiago Tabarca

    Me gusta

  5. Norma,

    intuyo que este comentario era de una de las entradas de crítica literaria, pero como no se pasarlo a otra entrada y no quiero que se pierdan tus palabras, lo acepté y lo dejo por aquí. Gracias por tu visita…

    Un abrazo, una sonrisa,

    Narwhal Tabarca

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: