Preparativos del viaje a Dubai.


 

Queridos amigos,

Desde que volví de Londres no les he dedicado unas palabras de propia cosecha y me disculpo por ello. Sin embargo, ahondo en mi delito y tampoco les hablaré en estas líneas de tan fugaz viaje. Todo lo contrario, quiero compartir con ustedes mis avances en la preparación del viaje a Dubai.

Al principio fue la duda, luego vino la palabra y con ella la razón. Cuando comencé a afrontar la idea de poder dar la vuelta al mundo en moto (hace ya más de un año), tenía escasos conocimientos de lo que una aventura de estas caracteristicas puede suponer. Hoy, con algo más de expericiencia, pero repleto de la misma ignorancia, me planteo dudas. Dudar siempre es un buen avance, estimo. Es cierto. Dudo ahora de la moto seleccionada, dudo de la ruta, dudo de la preparación en sí misma y ello me gusta, solo así puedo buscar respuestas que es, precisamente, lo que procuro.

En un principio pensé hacer esta aventura con la R850R.

Le tengo mucho cariño porque ha sido mi primera moto y se ha portado de las mil maravillas. Las ventajas que le encontré son que es la más liviana de mis tres opciones, y con ella Diego y Javivi llegaron a Petra (Jordania) sin problemas aparentes, atravesando incluso algún que otro desierto, además, no es tan mimosa como la R1200RT en cuanto a mantenimiento. Sin embargo, tiene grandes desventajas en comparación con esta última. No estoy tan seguro de que en ella pueda recorrer grandes distancias con la comodidad necesaria para disfrutar de la aventura. Cuando entro en autopista, por poco viento que haga, el cuello sufre muchísimo, y en los descansos que tomo he llegado a sentir incluso, algún que otro dolor cervical, aun llevando el parabrisas alto.

Esto me hizo pensar que la R1200RT era la más apropiada.

 

De hecho es una moto fabulosa para grandes distancias. Cuando uno la monta le parece mentira que los kilómetros recorridos hayan sido tantos ya que el cuerpo siente una fatiga mínima comparada con la que puede sufrir tras recorrer el mismo número de kilómetros en la R850R. Además, esta moto tiene a más de un detalle a tener muy en cuenta, como el CD/Radio integrado, la maravillosa protección contra el viento y las inclemencias climáticas, la calefacción de los asientos y los puños y, por supuesto, la comodidad que ofrece. Pero, como todo, tiene unos inconvenientes importantes también. Es ligeramente más pesada que la R850R. Seguramente durante la marcha este peso es inapreciable y, dadas las ventajas mencionadas, merece la pena el coste en kilos de más. Sin embargo, no me queda tan claro que después de tantos kilómetros no estaré deseando ponerla a dieta para que pierda unos cuantos.

Todo ello me ha llevado a plantearme vender una de estas dos joyas y comprarme un tractor de dos ruedas expresamente ingeniado para este tipo de aventuras. La majestuosa y flamante R1200 GS Adventure.

Este tanque de guerra fue diseñado para cruzar el océano si fuera menester. No cabe duda de que su aspecto, de por sí, impresiona bastante. Algo me hace pensar que en su diseño tuvo mucho que ver la serie documental “The Long Way Round” en la que Charlie Boorman y Ewan Mc Gregor, cruzan lo que para ellos es el mundo, y para mí, simplemente una pescadilla britanico americana que se autoconsume en su propio ego. Sea como fuere, el documental enseña cosas bastante interesantes acerca de las adversidades que una aventura de esta índole puede acarrear. Y digo que, en mi opinión, tuvo mucho que ver la referida serie, por la sencilla razón de que en esta controvertida ruta las tres GS 1150 Adventure que usaron tuvieron rupturas de chasis o doblajes del pedal de freno. La marca alemana ha diseñado, entonces, un bloque de hormigón armado hasta las muelas, con forma de moto, y la ha llamado R1200 GS Adventure.

Si consigo la forma de llegar a ella, esta será mi moto. El gran inconveniente: mi absoluto desconocimiento de las motos de enduro y la circulación off-road. Así que tendré que tomar clases de motociclismo todoterreno. Sin embargo intuyo que si al final opto por esta vía, el catorce de noviembre anunciado me quedará excesivamente cercano y tendré, irremediablemente, que posponer el viaje a abril o marzo de el año que entra. Sea como fuere, tampoco es que me importe tanto que esto suceda. Prefiero tener un viaje bien preparado por una cuestión muy sencilla: disfrutarlo.

En otro orden de cosas, ya he conseguido los mapas de carretera de: Turquia, Irán y Emiratos Árabes Unidos. Eran los que me faltaban para desarrollar la ruta hasta Dubai. Aunque, quien sabe, ahora que, al parecer puedo tener tiempo suficiente de organizar mejor el viaje,  en el caso de que me pueda agenciar la R1200 GS Adventure,  amplio frontera hasta China, pasando por Omán e India y aprovecho así para conocer también la Isla de Sajalín de Chejov. Una vez allí ya sería relativamente facil, transporte transoceánico hasta sudamérica (Lima, Perú) y ruta hasta el puerto de Garupanu en Venezuela (el mismo al que arribó La Elvira, dejando un recuerdo eterno en la mente de los canarios de que nosotros también fuimos inmigración ilegal)

Puerto este, desde el que me podría embarcar nuevamente para llegar a Las Palmas de Gran Canaria, habiendo cumplido mi sueño de abrazar el mundo con mis ojos y mis versos.

Sea como fuera, de momento mi primer tramo es el que acaba en Dubai y en él estoy trabajando. De momento no he conseguido un compañero, realmente no me importa mucho. Hace apenas unas horas, le comentaba a mi amigo Tony que la vida me ha enseñado a llevar a cabo los proyectos sin esperar por nadie. También lo estuve comentando con Maria José en Londres, quien aplaudió mi desición venciendo su instinto maternal de sugerirme que tuviera cuidado con lo que podría convertirse en una soledad brutal y, posiblemente, insoportable. De momento solo puedo decir lo de siempre: “yo me voy seguro, si alguien me acompaña, mejor”.

Estimados amigos, les comentaré muy pronto qué será lo que haga con lo de la moto. Reconozco que la opción R1200 GS Adventure es tentadora hasta la médula. A ver si los posibles coinciden con los sueños.

Reciban mi abrazo, que yo ya recibo el de ustedes cuando leen estas letras.

Santiago Tabarca.

Un comentario el “Preparativos del viaje a Dubai.

  1. Pienso que no deja de ser admirable iniciar una aventura así, más en moto. Como opinión personal pienso que nunca viene mal tener un compañero/a de viaje, ya que aunque se pueda hacer sólo perfectamente siempre puede servir de ayuda en determinadas circustancias.

    Espero que todo fuera bien en el viaje.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: